Compartir

La clásica pregunta baziniana tiene una vigencia extraordinaria. En realidad, nunca dejó de tenerla, por la potencia y calidad de los escritos de Bazin, pero también porque el cine siguió preguntándose sobre su propia ontología, como tal vez ninguna otra disciplina artística. Sin embargo, el momento actual renueva la cuestión a partir de los cambios tecnológicos y las nuevas formas de acceder a las películas.

Ayer nomás conversábamos largamente con mis alumnos de la Universidad del Cine acerca del fenómeno de las series, que parecen interesarles más que las películas. No era lugar para lamentarse, pero aclaré que la materia que estaban cursando era “Dirección de cine”. No tenía problema en incluir las series como tema de discusión e incluso podía aceptar que alguno de los alumnos plantee su producción práctica bajo el formato de una serie web, lo que fue el motivo por el que empezó nuestro intercambio de ideas. La pregunta que surgió fue, entonces, ¿las series son parte del cine? ¿Qué es lo que define lo cinematográfico? Como en todas las buenas discusiones, no llegamos a ninguna conclusión.

Hoy, ya solo frente a la computadora, retomo la cuestión y descubro que hay una pregunta previa que vale la pena hacerse: ¿tiene sentido definir qué es cine y qué no lo es? En cierto sentido, podríamos pensar que es una pregunta inútil, que en todo caso lo que importa es si eso que vemos tiene un resultado estético que genere algo interesante en nosotros como espectadores, más allá de las etiquetas. Podríamos afirmar, en este mismo sentido, que así como hay cine bueno y cine malo (o cine que nos gusta y cine que depreciamos) también habría series buenas y series malas. Suena muy bien, pero me resulta una salida fácil, cómoda, para no discutir nada.

Vuelvo entonces a preguntarme “¿qué es el cine?” ¿Lo que define al cine es el formato de registro? Obviamente no, ya que el registro fílmico ya es hoy una rareza, frente a la hegemonía del digital. ¿Lo propio del cine se define por la duración? No me parece, ya que tanto un cortometraje de 5 minutos como una película de 10 horas pueden merecerse el mérito de ser llamados obras cinematográficas. ¿Es la estética lo que lo define, entonces? Tampoco parece ser la respuesta, porque la apreciación estética es algo muy subjetivo. ¿Qué sería la estética cinematográfica? Algo distinto para cada uno, por cierto.

Me queda entonces una sola respuesta, por el momento. El cine sería aquel producto audiovisual que está pensado para ser exhibido en una pantalla de cine. Frente a esta definición, surge rápidamente una objeción, de la que me hago cargo. Una gran parte del cine que se hace hoy se ve en formatos hogareños. ¿Por qué importaría tanto el destino para el que fue pensado y realizado si finalmente se va a terminar viendo en una computadora portátil? Traigo entonces el recuerdo de algo que cuenta Walter Murch, el célebre montajista, en uno de sus libros. Dice Murch que cuando está editando una película, hace el ejercicio de colocar un muñequito frente a la pantalla de su computadora, para emular la proporción que tendrá la pantalla de cine con respecto a la ubicación de los futuros espectadores. Yo, que me formé profesionalmente en la era del cine, sigo proyectando mentalmente (metáfora perfecta) la imagen que estoy registrando o la escena que estoy editando, pensándola en una pantalla grande, aún cuando el monitor de la cámara o de la isla de edición sean muy pequeños. Del mismo modo, los espectadores de cine que ven una película en una televisión o una computadora, inconscientemente, están pensando en esa misma obra en una pantalla de cine. La proyección es mental, pero sobrevive. Sigue siendo cine.

Pero también es cierto que hay una nueva generación que tal vez ya no esté haciendo esa proyección. Y hablo tanto de una nueva generación de espectadores, pero también de realizadores. ¿Será por eso que les interesan más las series que las películas?

*Director, docente, productor y crítico. Dirigió Sábado, Los suicidas, Ocio, Victoria y Adán Burnosayres. La película.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here