Compartir

Una de las escenas claves de Manhattan (Wody Allen), muestra al protagonista tirado en un sillón con un grabador en la mano hablando sobre las cosas que según el justifican la vida. Es un gran momento de una gran película de un gran cineasta. Si cada uno de nosotros tuviera que hacer su listado seguramente coincidiríamos en algunas cuestiones. Si me pusieran en ese compromiso, seguro que el listado tendría alguna película, algún libro y en ese casillero, casi seguro que pondría libros sobre cine.

En 2014 llegó a las librerías “Todo lo que necesitás saber sobre cine”, de Leonardo D´Espósito, dentro del marco de una colección que prometía saciar la necesidad de conocimientos de los lectores en los ámbitos mas diversos. La colección sigue adelante y ahora mismo tengo en algún lugar un libro de esa colección sobre el conflicto de Medio Oriente editado hace apenas un par de días.

Ahora bien, aquel libro cumplía la promesa de que el lector de que terminara de leerlo tenía una buena cantidad de información como para al menos sacar chapa de entendido si se producía la ocasión de tener que hacerlo. D’Espósito es dueño de un saber enciclopédico que cierto ex jefe que tuve calificaba de Petetesco (por “El libro gordo de Petete”), cuando intentaba descalificar a quienes trabajábamos en su equipo de producción. El saber enciclopédico suele ser bastardeado y más hoy que todo parece estar aguardando ser descubierto en internet. Pero no es nuestro caso, para nosotros esa acumulación de saberes que otros desprecian es un tesoro y por eso, a “Todo lo que necesitás saber sobre cine” lo leímos con interés y alguna envidia. Quizás desde que el recordado crítico uruguayo Homero Alsina Thevenet sacaba sus libros a través de Ediciones de la Flor, que no teníamos en nuestra manos un volumen que contuviera tanta y variada información sobre el cine. El tema del saber enciclopédico no es solamente tenerlo sino también saber dosificarlo y tener en claro en que momento ponerlo en juego. Aquel libro abarcaba una cantidad de temas casi infinita y uno podía informarse desde el origen austríaco y alemán de muchos de los padres fundadores de Hollywood hasta de las luchas sindicales de Marilyn Monroe y también quienes inventaron el cine antes de los hermanos Lumiere.

En fin, “Todo lo que necesitás saber sobre cine” lleno de trivia sobre la industria fue una gran sorpresa para un mercado muchas veces sobrecargado de saberes académicos o de estudios excesivamente especializados y el librito era una buena manera de hacer divulgación que podía satisfacer a los que ya saben algo sobre el tema como a los legos, algo que podía ser leído por el asistente consuetudinario al Bafici como a los amantes del cine pochoclero, asistente habitual a las multipantallas de los shoppings.

No sabemos cuanto vendió aquel libro de 2014 pero tiene que haber funcionado bien, porque un año después la misma editorial sacó un libro del mismo autor pero ya por afuera de la colección Todo lo que necesitás saber…. que se llamó “50 películas que conquistaron al mundo” y la premisa que D’ Espósito se puso en ese segundo libro fue bastante específica: Hay obras que nos acompañan del mismo modo que nuestra familia y nuestros recuerdos de infancia. ¿Cuál es el misterio de esos filmes que todos llevamos en la memoria? La máquina imparable de Hollywood inventó, por azar o por necesidad, una mitología para los tiempos modernos y nosotros la abrazamos apasionadamente. Un universo de melodrama, aventuras, amor, monstruos, violencia y risa que suele acompañar hasta el más íntimo de nuestros actos cotidianos. Algo tienen en común Scarlett O’Hara, Bambi, Ben-Hur, Vito Corleone, Butch Cassidy, Cleopatra, Han Solo, E.T., Batman, los dinosaurios, los tiburones gigantes y los transatlánticos de lujo para que los dejemos formar parte de nuestras vidas. Ese es el poder de las películas que conquistaron el mundo.

El libro avanzaba sobre los aspectos económicos -el cine es además de un asombroso entramado artístico un negocio global-, quizás el primero junto a las armas, los combustibles y las drogas, así que la obra pone en claro las recaudaciones de cada una de aquellas películas actualizadas, es decir, calculando la inflación a lo largo del tiempo. El libro nuevamente hacía gala de una información privilegiada pero además de una manera de ver el cine y de entender las película que invita incluso al debate y a discutir incluso algunos conceptos que es lo mejor que puede pasar, conversar con él y hasta indignarse. 50 Películas que conquistaron al mundo” era otra vez una buena manera de meterse en el mundo del cine a través de la mirada de un crítico sagaz y con ideas propias, además de atiborrarse de información pasible de ser utilizada en la apertura de algún festival de cine o en cualquier evento social.

2016 fue el turno de “50 Películas para ser feliz”, los lectores ya nos empezamos a enviciar con el asunto, este libro se instala en el lugar del puro placer del espectador, no faltan datos ni historias, ni decisiones polémicas. En todo caso el cine que lo hace feliz a D’ Espósito va de Federico Fellini a Orson Welles, de Takeshi Kitano a Walter Hill, de Fred Astaire a The Beatles, de François Truffaut a John Wayne y ya se dan cuenta que el mundo entero del cine aparece en este libro que quzá sea un poco más polémico que los otros pero que da gusto leer con una libreta al lado para anotar cosas o para hacer una lista propia.

Confieso que me tomé tiempo para escribir esta reseña de los tres libros y que el director de este sitio amenazó con mandarme una carta documento para ver si me sentaba a escribir de una buena vez. Así que el cine parece haberse ganado un lugar en el mercado editorial y eso es muy bueno. En la próxima entrega hablaremos de la las novedadesP

Me senté a escribir justo cuando están llegando a las librerías dos libros sobre cine: “Amar como en el cine” de Natalia Trzenko y María Fernanda Múgica y “Súper Hollywood”, de Juan Manuel Domínguez, que pertenecen a una colección cuyo coordinador es Leonardo D´Espósito y que promete varios libros más de autores que conocen de cine. Es una gran noticia además de constatar la idea de que el el cine parece haberse ganado un lugar en el mercado editorial. En próximas entregas hablaremos de estos jóvenes autores.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here